sábado, 1 de septiembre de 2012

!A QUE NO LO SABIAS!....


En el s. XVII, algunos doctores sostenían que los penes muy cortos se debían a que la madre naturaleza tomaba de este órgano el material que faltaba para completar otras partes del cuerpo. Por el contrario, los largos eran producto del tejido sobrante.

Según Alberto Magno, durante la menstruación las mujeres exhalan por los ojos un vapor nocivo que puede llegar a ocasionar la muerte.

En la antigua Grecia, durante los rituales de Príapo se desfilaba en procesión llevando falos de madera de diversos tamaños y se lanzaban higos a la multitud. El pene más grande se transportaba en un carro tirado por los jóvenes falóforos.

La palabra sífilis proviene de una poesía escrita por Girolamo Fracastoro titulada Syphilis sive Morbus Gallicus, en la que Apolo castigaba al pastor Sífilo con esa terrible enfermedad.

Para no dejar embarazadas a las damas que caían en sus brazos, Casanova utilizó un curioso anticonceptivo: una canica de oro de 60 gramos que introducía en la vagina.

La tradición del pueblo nayar, del sur de la India, obliga a las mujeres casadas a recibir la visita de amantes. La mayoría de los hijos son fruto de estas relaciones.

Algunos anatomistas medievales creían que el pene era un manojo de nervios que nacen de la espina dorsal y acababan en el órgano sexual. Es por ello que lo llamaron cauda nervorum.

Segun Plinio,escritor , científico, naturalista y militar romano, bostezar durante el coito era mortal e impedia la fecundación

Antiguamente, las prostitutas turcas se desnudaban completamente ante el cliente, pero se tapaban la cara en señal de pudor.
En 1977, un urólogo norteamericano compró el pene de Napoleón por el equivalente a 2500 Euros.

El útero de las mujeres que no practican asiduamente el acto sexual se deseca y cierra herméticamente, lo que atormenta a todo su cuerpo, según Hipócrates.

Para saber si una mujer era fértil, los médicos egipcios le hacían sentarse sobre una mezcla de harina de dátiles y cerveza. Si vomitaba era signo de que podía quedarse embarazada.

Los babilonios subastaban cada año a las muchachas casaderas. Los hombres tenían que pujar con precios altos para conseguir a las muchachas más atractivas, y con su dinero se formaban dotes para que las muchachas feas, por las que nadie quería ofrecer dinero en la subasta, pudieran encontrar marido. Heródoto consideraba a ésta la más sabia costumbre de los babilonios.

En la antigua Grecia las mujeres empezaban a llevar cuenta de su edad desde la fecha de su matrimonio y no desde el día de su nacimiento, para significar con ello que el matrimonio señalaba el principio de la verdadera vida de una mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada