viernes, 30 de julio de 2010

SE LOS PUEDE LLAMAR PADRES?



Dos años y ya tiene esa elegancia innata que desprende cuando agarra el cigarro entre sus recién estrenados dientes, al estilo de Winston Churchill cuando sujetaba el puro mientras contemplaba el cruce del Rhin de las tropas aliadas, victorioso, seguro de sí mismo. Es un fumador con clase, como si hubiera visto ya la displicente suficiencia con la que Bogart sostenía el cigarro en 'Casablanca', con el hilo de aire blanco acariciándole los dedos en láminas antes de disolverse en la atmósfera estática del Rick's Café. El niño podría ser una estrella de Hollywood de las de antes, cuando las tabacaleras pagaban a los actores por fumar en pantalla, si no fuera porque realmente un pobre niño indonesio adicto a la nicotina , víctima de un mundo que no alcanza a entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada